09/05/2016

¿Cómo saber si su sueño es adecuado?

Captura de pantalla 2016-05-09 a las 12.31.37Sueño reparador

El sueño reparador es profundo, continuo (ininterrumpido) y de duración adecuada. Si su sueño cumple con estas condiciones deberá sentirse descansado y alerta a lo largo del día.

Si, por el contrario, no cumple con alguna de estas condiciones, su concentración, productividad, atención y estado de alerta se verán afectados. La somnolencia durante el día puede ser peligrosa, sobretodo cuando se manejan vehículos.

Respiración fluída

Las personas con apnea obstructiva de sueño quizá no estén conscientes de cuántas veces se despiertan durante la noche, pero si su conducto aéreo no está suficientemente abierto, definitivamente no está teniendo un buen descanso.

De acuerdo a la Asociación Internacional de Medicina de Sueño, cuando la respiración durante el sueño es un esfuerzo, la calidad del sueño se reduce considerablemente.

Uno de los factores más significativos de riesgo para apnea de sueño es tener sobrepeso o estar obeso. La acumulación de grasa adicional en el conducto aéreo puede reducir la apertura de la garganta, mientras que un abdomen grande puede interferir con la acción de bombeo del diafragma. Estudios recientes han mostrado que la pérdida de peso por sí sola puede reducir la apnea en algunas personas con exceso de peso.

Otros factores de riesgo de apnea incluyen fumar, que puede dañar la garganta, o amígdalas grandes, especialmente en niños. El dejar de fumar o remover las amígdalas que presenten estas características también pueden solucionar el problema y prevenir complicaciones posteriores.

Cuerpo sano

El estar sano no sólo puede llevar a un mejor sueño, sino que este principio también funciona al revés. Un mejor sueño lleva a mejor salud.

Estar alerta y descansado puede hacerlo sentir más motivado para hacer ejercicio y alimentarse sanamente, mientras que la falta de sueño puede hacerlo sentir aletargado y muy cansado para moverse. Algunos estudios han mostrado que la falta de sueño durante algunos días puede alterar los niveles hormonales y metabólicos, resultando en el aumento del apetito y el mayor consumo calórico.

*La versión original del texto fue publicada en el boletín del Día Mundial de Sueño 2014, World Association of Sleep Medicine.